La leyenda urbana de Hello Kitty

Ya os adelantaba el pasado martes (después de “alegraros” el día con un empaste de Hello Kitty) que volvería a finales de semana con una segunda entrega sobre la gatita sin boca. Pues, aquí me tenéis, puntual y con una historia bajo el brazo porque queridos lectores, Hello Kitty, además de miles de productos con su imagen, también tiene una leyenda urbana.

Los primeros datos sobre este asunto vinieron de la mano de una japonesa que me dijo que la amorosa gatita estaba relacionada con el diablo. «¡Santo dios! ¿Qué invento es ese? Esta japonesa está como una cabra» pensé pero, no no, no andaba desencaminada.

Cuenta la leyenda que la creadora de Hello Kitty, Yuko Shimizu, tenía una hija de 14 años con cáncer de boca en fase terminal. La madre, desesperada, buscó ayuda en la iglesia, en los dioses y, al no tener ningún resultado, se inició en el ocultismo y en el satanismo. Poco tiempo después, hizo un pacto con el diablo: prometió que si su hija se curaba, ella conseguiría que todo el mundo recibiera al demonio en su casa. Su hija empezó a mejorar y ¿qué hizo entonces, según la leyenda, Yuko Shimizu? Diseñar una muñeca tierna y amorosa con dos características a destacar:

  • La llamó Hello Kitty (Kitty, de origen chino, significa demonio). ¿Hello Kitty = Hola Demonio?
  • Hello Kitty no tiene boca por el cáncer de boca que sufría su hija.

Así la madre cumplió su promesa y consiguió que Hello Kitty estuviera por todas partes.  Cuando su hija se curó, la diseñadora desapareció.

FIN

¿Qué os parece? ¡Yo me quedé en shock! Pero, quiero insistir, esto es una leyenda urbana, nada está confirmado. Es verdad que si buscas información sobre Yuko Shimizu, su historia sólo llega hasta 1976, dos años después de que se lanzara el primer objeto con la imagen de Hello Kitty (un monedero). Ese año se fue de la empresa japonesa SANRIO, la desde entonces propietaria de los derechos de imagen de Hello Kitty. A partir de ahí, poco se sabe de la diseñadora.

¿Te gustaría comentar algo?