María y sus impresiones: diez días en Japón

Hay una cosa que me gusta mucho últimamente y es escuchar la opinión de los turistas que viene a Japón. Quieras o no, y después de más diez meses viviendo aquí, la capacidad de asombro disminuye; te acostumbras a que no haya papeleras en las calles o a que la gente hable en voz baja en el metro, silencie sus móviles y no atienda llamadas cuando está dentro del vagón.

Por eso he querido traeros hasta Japón y yo las sensaciones de una persona muy especial en su primera visita a Japón. Pasen, lean y disfruten de “María y sus impresiones: diez días en Japón”.

María Mora en Kamakura

María Mora Penadés en Kamakura

Nombre: María

Apellidos: Mora Penadés

Edad: 24 años

¿Dónde vives? En Ontinyent, Valencia.

Profesión Profesora de inglés.

¿Qué te ha traído hasta Japón? Mi hermana.

¿Cuántos días has estado? 10 días.

¿Qué sitios has visitado? Tokio y Kamakura.

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención?

Lo que más me llamó la atención de Japón fue su gente. No porque no hubiera visto jamás a un japonés, sino por cómo son en general: personas muy amables y educadas. No importa que le preguntes a alguien que no sepa inglés, cuando logren entenderte, harán todo lo posible para ayudarte y, si hace falta mostrarte el camino, lo harán encantados asegurándose que has llegado a tu destino.

Policía japonés

Esta foto es de un policía al que le preguntamos dónde podíamos aparcar la bici… Nuestra sorpresa fue cuando sacó un mini traductor del bolsillo e intentó balbucear unas palabras en inglés. Súper eficientes ¿no?

¿Y lo que menos te ha gustado?

Lo que menos me ha gustado es que se haga de noche sobre las seis, por decir algo. El tiempo es muy parecido al nuestro, ya que compartimos meridiano así que lo único que podría echar en falta un español es esa falta de luz por la tarde.

¿Cómo son los japoneses?

Los japoneses son personas tímidas, muy educadas y amables, limpios, perfeccionistas y serviciales. Ésto último ya sabéis porqué lo digo, hacen lo que esté en sus manos por prestarte su ayuda. Incluso si estás perdido en el metro, como nos pasó a nosotras, te preguntan si necesitas ayuda. De verdad, son ciudadanos ejemplares.

¿Y físicamente?

Físicamente son un tamaño mini o “de bolsillo”, delgados y bajitos. Su piel es muy blanca y perfecta porque cuidan muchísimo su estética. Son elegantes, van bien vestidos y tratan de ir a la última. Su aspecto físico es importantísimo para ellos. Se purifican en los onsen; (que son como spas para relajarse), beben colágeno (de venta en cualquier súper) y toman raciones minis de comida. Ellos no están gordos, pero tampoco quieren estarlo.

Del 1 al 10, ¿ha sido fácil comunicarte con ellos?

Voy a darles un 9 y no un 10 porque quizás son demasiado tímidos y siempre solíamos entablar nosotras conversación. Pero una vez hecho esto, son muy simpáticos y se esfuerzan por hacerse entender.

¿Cómo es la comida?

La comida sí que es un 10. Pescado, verdura, carne, marisco, fruta, arroz… ¡Todo sanísimo y riquísimo! No hay demasiada variedad de dulces y no están muy allá. Por ejemplo, no recuerdo haber visto chucherías pero sí fruta deshidrata de todo tipo. Había paquetes con trocitos de kiwi, fresas, plátano y un largo etc.

¿Alguna anécdota?

Sí, varias. Por ejemplo, la primera vez que entramos a un restaurante japonés, el metre de delante de nosotros empezó a gritar no se qué en japonés, mientras camareros, cocineros y resto de comensales contestaban alegres a voces… ¡Nos estaban dando la bienvenida! También me sorprendió que cuando fuimos al onsen  tuve que esconderme el tattoo para entrar porque para ellos este es un lugar para purificarse y no está permitida la entrada a gente con tatuajes. Se creen que eres de la “mafia japonesa”. ¡Ah! Y un día nos encontramos sentados en cuclillas a un grupo de japoneses. Pensábamos que le había pasado algo a alguien, que se les había perdido algo o que se escondían por algo… Pero no, se sientan en cuclillas con los talones apoyados en el suelo (son muy flexibles) cuando están cansados, están fumando o hablando con amigos.

Japoneses en cuclillas

¿Qué te llevarías de Japón a España?

De Japón a España me traería muchos modales que aquí brillan por su ausencia.

¿Y de España a Japón?

Me llevaría conmigo a familia y amigos porque cualquiera de nosotros sería feliz allí.

¿Nos parecemos en algo los españoles a los japoneses?

Creo que no tenemos nada en común.

¿Vivirías aquí?

Sí, aunque sé que es un país con alto nivel de vida en el que necesitaría un buen sueldo para vivir. Afortunados…

¿Volverás? 

Sí, me encantaría.

¿Te gustaría comentar algo?