Niños, perros, manguitos y hasta Hello Kitty en las bicicletas de Tokio

Decir que un gran porcentaje de ciudadanos circula a dos ruedas por Tokio puede dar a entender que hay carril bici por todas partes pero no es así. Algunas zonas, lógicamente las más anchas, cuentan con esa diferenciación pero en el resto de aceras se da por hecho que hay sitio para todos.

Acera con carril bici junto al Palacio Imperial (Tokio)

Lo más importante, y lo que hace que la convivencia entre el peatón y la bici sea posible, es el respeto mutuo: peatones que ceden el paso a ciclistas, ciclistas que frenan, reducen su velocidad o incluso van con la bici andando cuando hay mucha gente… y ciudadanos, en general, que no se apropian de lo ajeno. Sorprende, y mucho, dejar tus pertenencias en la cesta de la bicicleta y que unas horas después sigan ahí. Es una auténtica maravilla disfrutar de ese respeto y formar parte de él.

Pertenencias

Podéis ver en las imágenes superiores que, además de la cesta, hay quien coloca más asientos en sus bicis. Es habitual ver a padres y madres llevar a sus peques sobre ruedas al colegio o simplemente paseando los fines de semana todos juntos. (Permitirme mi dedo y este “robado”)

Tres en bici

Menos habitual, pero nada raro, es ver también cómo los dueños van con sus perros. (¡Soy fan!)

Un dueño con su perro en la cesta de la bicicleta

Yo por ahora en mi “bala verde” (¿quién no conoce todavía mi bici?) no he colocado más complementos que la cesta pero reconozco que en invierno me quedé con las ganas de comprarme unos manguitos y así olvidarme de los dos pares de guantes que llevaba… No me llaméis exagerada, ¡se me quedaban las manos heladas!

Manguitos en la bicicleta

Lo que descarto por completo es este soporte para el paraguas. Reconozco que es una buena idea porque es un incordio ir conduciendo con una mano mientras sujetas el paraguas con la otra (además de que está prohibido) pero cuando llueve, directamente, opto por ir en metro.

Soporte para el paraguas en la bicicleta

Y, aunque me parecen divertidas, tampoco voy a colocar una funda en mi sillín. Hay de todo tipo, os podéis imaginar…

Fundas de sillines de bici. Hello Kitty.

¿Sabéis de quién es la bici con la funda de Hello Kitty? Siempre está aparcada cuando llego al gimnasio pero nunca había coincidido con su propietario/a. Un día salí de las últimas y me encontré a la señora más mayor que va conmigo a yoga colocando sus cosas en la cesta.

CURIOSIDAD: bicicleta en japonés se dice Dshitensha (“yitensha”).

¿Te gustaría comentar algo?