Noviembre, especial, en imágenes

Creo que os podéis imaginar la cantidad de fotos que tengo a final de mes en el ordenador; hay algunas que sé que van directas a Japón y yo y otras, que quizá, tengan su oportunidad más adelante. Para el post de imágenes de este mes tenía 3 seguras que os iban a encantar pero, me vais a disculpar. El otoño ha llegado a Japón y es tan maravilloso que merece un “Noviembre, especial, en imágenes” (y así aprovechamos para que conozcáis algún rinconcito más de Tokio).

Parque de Ueno

Está en la zona norte de Tokio. Es un parque enorme que alberga, además, un zoológico y numerosos museos nacionales: el de Arte Occidental, el de Arte Metropolitano o el de las Ciencias Naturales -con una ballena en la entrada-.

¿Habéis visto qué colorido?

Marunochi

Me encanta este barrio. Está en el centro de la ciudad, entre la Estación de Tokio… (ahí la tenéis, al fondo -el mes pasado os enseñé la Estación desde arriba-)

… y el Palacio Imperial, donde vive actualmente el Emperador. Está rodeado de jardines, una explanada con más de 2.000 pinos y estanques de agua.

Esta última imagen es de uno de los laterales, hasta donde llega el “terreno imperial”. Es un oasis dentro de la ciudad flanqueado por rascacielos (que alguien me ponga freno… ¡qué clase de frase es esta!)

Por aquí paso todas las mañanas para ir a la academia, caprichos de la vida, ya sabéis.

 

Parque de Hibiya

He dejado lo mejor para el final. Este parque está justo al lado del Palacio Imperial, es más pequeño y, para mi, es muy especial, tiene mucha magia.

Puedes escoger entre varios caminos para recorrerlo, tiene varias fuentes y dos estanques con tortugas. Te puedes encontrar japoneses con su lienzo pintando, gente leyendo o, también,  jugando al tenis porque en el centro del parque hay cinco pistas. Además, tiene varias cafeterías…

He aquí, hasta ahora, mi rincón favorito de Tokio.

¿Te gustaría comentar algo?